Ellas pisaron la luna

Ellas pisaron la luna
Mariola Cubells, periodista

Regresaba  en el AVE de Madrid a mi casa, en Valencia, como casi todas las semanas. En esa hora y media larga suelo leer, repasar artículos, responder whasp, resolver entuertos… Estaba de verdad exhausta tras un día intenso de trabajo, en ese Madrid caótico y amable al tiempo, pero siempre agotador.

Llevaba en el bolso un libro corto, Ellas pisaron la luna se llama, de Belén Gopegui que tenía pendiente de lectura. Y el ordenador, que arrastraba conmigo para acabar una crónica sobre un escabroso asunto televisivo: la supuesta violación de una concursante de GH Revolution, en 2017. Seguir leyendo “Ellas pisaron la luna”

Un hombro, un voto

Un hombro, un voto
Jaume Boix, director de El Ciervo

El próximo domingo en casa vamos a votar por muchas razones pero principalmente por una: porque están convocadas elecciones generales. Parece una obviedad, pero los que no pueden votar nunca son en el mundo la inmensa mayoría: solo el 4,5 % de la población mundial —y ahí estamos nosotros— vive en completa democracia, según los datos de 2019 del Democracy Index de la Unidad de Inteligencia de The Economist. De manera que esta es la razón principal: ejercer y no menospreciar o desaprovechar un derecho del que por fortuna y con justificado orgullo disfrutamos. Seguir leyendo “Un hombro, un voto”

La princesa y el chamán

La princesa y el chamán
Carlos Eymar, filósofo, profesor del Instituto Universitario Gutiérrez Mellado (UNED) 

Reconozco que, a veces, me siento subyugado por los programas y las revistas del corazón. Son para mí como un abismo de imágenes que me provoca una especie de vértigo, de atracción y repulsión. Veo allí la realidad de una condición humana que se muestra tal cual es, sin ningún tipo de pudor, sin ninguna limitación económica, exhibiendo su poder y sus fantasías, a veces sus desgracias, presentándose como un modelo digno de emulación. Tal pretensión llega al paroxismo cuando, a los anteriores factores, se añade la guinda de la espiritualidad.  Es lo que está sucediendo con la relación entre la princesa Marta Luisa de Noruega y el chamán Durek Verret. Seguir leyendo “La princesa y el chamán”

Conteniendo la respiración

Conteniendo la respiración
Soledad Gomis, periodista

Tenía mi artículo para este Blog hilvanado desde hace tiempo. Es de un tema que me interesa y del que tengo recuerdos personales. Quería hablar de Libia, el país que dejó de existir. Pero, en estos momentos, me veo incapaz de estructurarlo. No sé a quién va a interesar si ni siquiera me interesa a mí. Estos días, quiero decir. Habrán visto o, tal vez peor, vivido, lo que está ocurriendo en Barcelona desde hace una semana.

El lunes, 14, empezó con aparente sosiego. Se había convocado a la ciudadanía a que saliera a la calle, se hiciera visible y también audible, haciendo sonar bocinas, silbatos o con caceroladas, en cuanto saliera La Sentencia. Pero la sentencia salió y me enteré en una estación, ojeando diarios digitales. Nadie hizo nada. En el trabajo, nadie quiere repetir las enormes tensiones de 2017. Tácitamente, apenas se cita el tema si el corrillo es heterogéneo. Hablamos del tiempo, de zapatos… La tarde del lunes es la de la ocupación del aeropuerto por unas ocho mil personas. Una infraestructura crítica, pero el hecho queda en nada en relación al martes. Entonces, la convocatoria frente a la Delegación del Gobierno deriva en graves incidentes con barricadas de fuego. El miércoles el nivel de tensión aumenta. Los grupos –siempre con el móvil en la mano- siembran de destrucción la Gran Vía y alrededores. Afortunadamente, Mossos y Policía trabajan juntos. El señor Torra, al que pusieron de President de la Generalitat, prefiere ir a una de las marchas independentistas hacia Barcelona y no pide que pare la violencia, a su manera, hasta pasada la medianoche. Los que tenemos la suerte de vivir Diagonal arriba, alejados del Ensanche, seguimos con la vida casi normal. Seguir leyendo “Conteniendo la respiración”

La hora socialista

La hora socialista
Josep Maria Margenat, profesor de Filosofía Social en la Universidad Loyola
Andalucía

Sabemos que en noviembre habrá elecciones, con gobierno o sin gobierno socialista, pero no me refiero a esta “hora socialista”, sino a la hora europea y de largo aliento a que están llamados los socialistas. Claro que para esa hora llegue es necesario formar un buen gobierno de cambio, pero no a cualquier precio.

Oímos o leemos: “el régimen del 78”. Con la monarquía parlamentaria de 1978 acabaron 36 años de dictadura militar (1939-1975) y, aunque podía haber sido una república parlamentaria, el pacto fundó una constitución democrática de una monarquía parlamentaria, homologable a otras democracias europeas, monárquicas o republicanas. Quien pretende desacreditar y “superar” engañosamente o quien se apropia de aquel momento para fijar una única lectura oclusiva, no sirve a la democracia, sirve sólo a sus intereses ideológicos o puramente crematísticos, si es que ambos no convergen. La monarquía parlamentaria es de todos los españoles: quiere y debe integrar a todos. Es integradora a fuer de reconocer la diversidad. Es integradora porque no excluye a nadie del pluralismo, ideológica, social o nacional. Es integradora, “comprehensive” diría un inglés, porque sólo integra quien reconocer la diversidad, en nuestro caso la de España plural como la de Europa unida en su diversidad, territorial y comunitaria. Algunos quieren apropiarse de la letra del pacto o rechazar todo lo pactado, sin entender que un pacto está hecho de transacción permanente, de espíritu de convivencia y de acuerdo, de cesión en las propias posiciones. En el pacto todos salimos ganando, aunque nadie gana todo, ni los demás pierden todo. El monoteísmo político que algunos pretenden va contra el pactismo. El poder quiere tener y ejercer todo el poder. Seguir leyendo “La hora socialista”

Ir tirando

Ir tirando
Carles Padró, periodista

Sorprende ver cómo un país sumido en el caos político, sin gobierno ni presupuestos durante un año o incluso más, sigue funcionando sin mayores problemas. El ejemplo más vivo es el de los belgas, quiénes están acostumbrados a sobrevivir a largas crisis de gobierno, llegando a estar 541 días para formar el del 2010. Tres años antes ya habían estado 194 días sin ejecutivo y, sin embargo, ello no les impidió seguir trabajando e incluso firmar el Tratado de Lisboa de 2007.

Ahora parece que España también va encontrándole el gusto a esto de ir tirando, mientras la clase política, en lugar de ponerse de acuerdo y empezar a trabajar, ventila en medios y redes sociales un espectáculo inacabable de descalificaciones, rabietas, insultos y vendettas, que encima responden a estrategias para construir e imponer relatos y desgastar a éste o a aquél rival. A los diez meses con Rajoy en funciones, ahora le añadimos los que ya lleva España sin un gobierno que gobierne. Y allí seguimos… Seguir leyendo “Ir tirando”

Ya está aquí el último número de El Ciervo. Número 777

Ya está aquí el último número de El Ciervo. Número 777

De las muy diversas formas, modos y tiempos de conjugar el verbo volver, la de estar de vuelta no se cuenta entre las elegidas por nuestros amigos en estas reflexiones que les pedimos con motivo del inicio de temporada. Curiosidad, ilusión, esperanza, asombro, resignación tal vez pero no desengaño, y más preguntas que respuestas sugieren que volver es también una manera de ir porque “la vida sigue y no espera tu regreso”. En El Ciervo volvemos con este y muchos más temas: el 70º aniversario del Consejo de Europa, mujeres contra la violencia sexual en Kenia, reflexiones sobre la crisis climática, las voces de mujeres en el Cantar de mio Cid, los maestros del poeta Luis Alberto de Cuenca… Todo ello lo encontrarás en este último número de la revista. Seguir leyendo “Ya está aquí el último número de El Ciervo. Número 777”

¿Para qué sirve un rico?

¿Para qué sirve un rico?
Andreu Llabina, historiador

Me gusta escuchar conversaciones ajenas. No fuerzo la situación, pero si estoy en el metro, en un bar, o en cualquier espacio público me entretengo con lo que hablan los demás. Esta semana escuché como una niña le decía a su madre que no quería que hubiera pobres, la madre le contestó que para que hubiera ricos tenía que haber pobres, que las sociedades funcionaban así, y que la alternativa eran Cuba, Corea del Norte o Rusia, lo que venían a ser sistemas fallidos.

La conversación me sirvió como ejemplo de cómo una idea (el capitalismo es el único sistema viable, el fin de la historia ha llegado y no hay alternativa a lo que hoy tenemos) se mantiene hegemónica, de cómo pasa de generación en generación, y de cómo es difícil disputarla, ya que se da en un ámbito privado y no es fácil dar la réplica. Seguir leyendo “¿Para qué sirve un rico?”

Náufragos, manteros y niños de la calle

Náufragos, manteros y niños de la calle
Jordi Delás, médico

No es la solución dejar de recoger náufragos, prohibir la venta de manteros, desalojar de las plazas a los niños de la calle. Las tres acciones tienen el cariz absurdo de las tentativas egoístas que persiguen tratar consecuencias sin el menor respeto a las causas.

No se puede hacer una propuesta sin analizar profundamente las repercusiones. Es la mejor definición de irresponsabilidad y tiene algo de cinismo intervenir por activa o por  pasiva en un sistema y observar lo que ocurre.

En los tres sistemas reseñados la repercusión previsible es la violencia. La humanamente más grave, dejar los náufragos a la deriva, tiene como resultado la muerte. ¿Es justificable que a fuerza de muertes prevalezca el concepto que no se debe emigrar a Europa? ¿O quién puede valorar que no seguirán siendo más importantes las pulsiones de marchar que el riesgo de morir?  Seguir leyendo “Náufragos, manteros y niños de la calle”

La parejita

La parejita
Iñaki Pardo, periodista

Las parejas a veces se rompen y a menudo no sabemos por qué. Entran en juego cuestiones como el relato de cada una de las partes y su vivencia, que puede no ser igual. Qué les voy a contar que no sepan y no hayan vivido a estas alturas. La parte complicada es cuando uno está en medio y recibe fuego de ambos lados… En la vida siempre hay que elegir aunque no nos guste.  Pero esa es otra cuestión.

Digo todo esto porque este mes de agosto descubrí, sorprendido, que lo ha dejado la primera pareja que surgió en mi promoción de la universidad. Aunque no estoy seguro del todo. Hace muchos años que no coincido con ellos. Tengo una idea vaga de cómo han ido las cosas.

Ella llegó a Barcelona con novio en el pueblo. Él era soltero y un poco mayor. No sé si fue antes o después de Navidad cuando sucedió, pero todos supimos que acabarían juntos y así fue. Seguir leyendo “La parejita”