Soledad Gomis, periodista

La llamada caravana de migrantes que huyen de sus países dominados por las maras está poniendo sobre la mesa diversos y graves asuntos. El presidente Trump, que les espera en la frontera con miles de soldados, proclamó su propósito de eliminar el ius soli, el derecho a la ciudadanía por nacimiento. Añadió que los Estados Unidos  son el único país del mundo en que “una persona viene y tiene un bebé, y ese bebé es esencialmente ciudadano de los Estados Unidos durante 85 años, con  todos los beneficios. Es ridículo”. Error o mentira,  el derecho a la ciudadanía para los que nacen allí existe en más de cuarenta países.

Muchos medios titularon la afirmación entre comillas. Sin más. Se abrió un debate sobre si esto es correcto o no debe dejarse pasar un error de ese calado. Por eso, algunos medios recogieron la cita de Trump y precisaron, punto y seguido, que el derecho a la nacionalidad por nacimiento rige en países como Canadá, México, Brasil o Argentina. 

Todo ello es importante. Trump ataca diariamente a los medios. Y encadena falsedades – han contabilizado 6.420 desde que es Presidente. Lo peor es que resulta eficaz: según un estudio de la CBS, el 91 por ciento de sus más firmes partidarios opina que la información que él aporta es precisa frente a solo el 11 por ciento que considera a los medios una fuente fiable. Hay que dar más datos, contextualizar, matizar…Eso de las comillas, el llamado “periodismo de declaraciones”, ni es tal periodismo ni beneficia a sociedad alguna.

Un comentario en “Las comillas no son suficientes

  1. Está clarísimo y obedece al más elemental sentido común. Cuánto cuidado hemos de tener con la deficiente información que tan a menudo proporcionan los medios, muchas veces responsabilidad de la falta de profesionalidad de periodistas y adláteres sin celo. Personalmente opino que una gran parte de los medios de comunicación se ha convertido en una sórdida cueva de bandidos. No debería publicarse nada que no fuera debidamente contrastado. Ni mentiras ni medias verdades, por más que las diga quien sea. Labor de un periodista que se precie de serlo es ser honesto, vaya!, como en todos los campos de la vida. El periodismo, como el ser humano, está en pecado mortal!

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s