Eugenia de Andrés, periodista

Estamos rodeados de plásticos. Greenpeace, Ecologistas en acción, Amigos de la Tierra y otras entidades que luchan por el cuidado del medio ambiente alertan sobre el elevado aumento de la producción y el consumo de plástico en nuestras vidas. La producción anual es de 335 millones de toneladas y se espera que, de seguir la misma tendencia, en 2020 superará 500 millones de toneladas.

Según datos de Greenpeace, China es el principal productor, con el 29 por ciento de total, y Europa ha escalado a las primeras posiciones con el 19 por ciento. Los mares y océanos son los principales receptores de una buena parte del consumo de plásticos. Ocho millones de toneladas acaban todos los años en el medio marino.

Una simple mirada a nuestro alrededor deja constancia de la invasión de este material por todas partes. Agua, refrescos, aceite, embutidos, cosmética, frutas, verduras, legumbres, huevos, lácteos, aperitivos…, casi todo se distribuye envuelto en este material. Las entidades ecologistas invitan a volver a los carros y cestos para ir a la compra, evitando el consumo de bolsas de plástico; a desterrar maquinillas de afeitar, vasos, platos y cubiertos desechables; y, entre otras medidas, a optar por la compra a granel y por productos, como el aceite, envasados en vidrio.

En el espacio digital empiezan a aparecer iniciativas de ciudadanos dispuestos a presentar batalla a la imposición del plástico en la mayor parte de los productos de gran consumo. Una de ellas se puede consultar en https://vivirsinplastico.com, donde se relata la experiencia de prescindir de este material en la vida cotidiana y se imparten consejos prácticos como el uso de pastillas sólidas en lugar de champú para el pelo o de aceites en lugar de cremas hidratantes. En uno de sus apartados se explica “Cómo evitar el plástico” con una serie de consejos por diferentes niveles, según el grado de complicación, en diferentes ámbitos del hogar y la vida cotidiana. Hay quien fabrica en su propia casa pasta de dientes, enjuague bucal, detergente para la ropa o productos de limpieza a base de vinagre, bicarbonato, jabón y limón.

El lingüista, filósofo y activista norteamericano, Noam Chomsky, dijo en una de sus últimas obras: “está en nuestras manos concienciarnos para un cambio radical a través de los gestos más pequeños y cotidianos”. Pues eso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s