Eugénio de Andrade (1923-2005) es el pseudónimo que usó para su poesía José Fontinhas. El poema “Herencia” pertenece al libro Los surcos de la sed, aparecido simultáneamente, por deseo expreso del poeta, en Portugal y en España, en 2001. La bella traducción al castellano corrió a cargo del poeta José Ángel Cilleruelo.

HERENCIA

Es la herencia que tuve: la sonrisa,
lo azul de una piedra blanca.
Puedo sumarle, al acaso de la memoria,
un ramo de madreselva vencido
hacia las abejas que metódicamente convierten
el otoño en el lugar preferido del verano,
un mirlo que abandonó el jardín público
para anidar en un poema mío,
un barco llamado Caballito bajo la Lluvia
que espera reparación en el muelle de Foz.
Debe de haber algo más,
no puedo ser tan pobre, cometemos siempre
la injusticia de no incluir, por pudor,
cosas más íntimas: un verso de Safo
traducido por Quasimodo, la mano
que un instante se posó en la rodilla
y después voló hacia muy lejos,
los latidos del corazón
obstinado en repetir que no ha envejecido.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s