Tantas cosas que no sabemos

Tantas cosas que no sabemos
Eugenia de Andrés, periodista

Ahora resulta que las autoridades chinas sabían que estaba circulando el coronavirus y, hasta pasados unos días, no alertaron a la población para que tomara precauciones. Una actuación incomprensible a la vista de los casos de contagios y víctimas del virus que hoy conocemos en la propia China y en otros países. Algunos minimizan la alerta que se ha generado en todo el mundo, pero está por ver su verdadera dimensión.

La cancelación del congreso Mobile en Barcelona, de efectos económicos tan importantes, es buena expresión del temor que ha desencadenado el contagio del virus, que ya se ha cobrado la vida de miles de personas. Quizás en esa decisión hay unas cuantas cosas que no sabemos y algunos analistas apuntan la clave de la guerra comercial de Estados Unidos y China. Seguir leyendo “Tantas cosas que no sabemos”

Océanos de purpurina

Océanos de purpurina
Jaume Boix, director de El Ciervo

El martes, 11 de febrero, Día Internacional de la Mujer y la Niña en la Ciencia, entregamos en la librería + Bernat de Barcelona el 44 premio El Ciervo Enrique Ferrán de artículos periodísticos sobre el tema El planeta en peligro. Fue un acto protagonizado por dos destacadas científicas, Anna Sánchez y Marta Bueno.

Marta es física, matemática, pedagoga e investigadora en neurociencias y vino desde Salamanca, donde vive y trabaja, para recoger el premio. Anna formó parte del jurado que lo otorgó y es oceanógrafa, investigadora especializada en plásticos y profesora de la facultad de Ciencias de la Tierra de la Universidad de Barcelona.

La profesora Anna Sánchez fue brillante, concisa y clara, mucho más clara que el agua de los mares donde hace prospecciones y elabora análisis. “Quiero que salgan ustedes de aquí conociendo cinco cosas que quizá no saben”, dijo a la concurrencia. Se refería a los efectos muy nocivos para los mares de cinco agentes de alta peligrosidad: el césped artificial, que se pulveriza con el uso en mínimas partículas plásticas que van a los desagües, de allí a los ríos y de estos al mar; las toallitas del baño que pese a la evidencia del mal que causan siguen fabricándose, vendiéndose y comprándose con el aviso de que pueden echarse por el váter; la ropa, la segunda industria más contaminante, después de la del petróleo; las bolsas de plástico –o de papel, que tampoco pueden sustituirlas porque fabricarlas es muy dañino– ; y la purpurina, el brilli brilli tan usado en las escuelas y todo tipo de saraos ahora que es tiempo de carnaval. La purpurina es un microplástico bañado en metales, peligrosos si se inhalan y que por vía fluvial llega a los mares, queda en suspensión en las primeras capas del agua y es ingerida por los peces que al ser pescados ingeriremos. Seguir leyendo “Océanos de purpurina”

Café en praza do Toural

Café en praza do Toural
Josep Maria Margenat, profesor de Filosofía Social en la Universidad Loyola
Andalucía

Todos se dirigen a él como Herr Lehrer. Nadie sabe cuándo llegó a Santiago. El profesor, entrado en años, ha venido para su partida. Hay emoción, hay tensión, hay expectación. En el café compostelano de la praza do Toural, el profesor habla muy poco, saluda sólo a los viejos conocidos. Es martes, quizá es 3 de octubre. Alguien enciende la televisión. Aparece el Rey. Comienza su alocución, serio, sobrio, un punto rígido, con autoridad. Estado de excepción. El viejo profesor empieza a declamar en voz baja un texto que dice haber escrito él hace 95 años. No parece creíble. “Soberano es quien decide sobre el estado de excepción”. El domingo anterior algunos intentaron una afirmación excepcional de soberanía (pero semanas después no se arrió la bandera). “Quien decide en caso de conflicto” es quien, de forma no rigurosa ni clara, pero sí terminante e inapelable, decide que existe un conflicto. “Decidir si se puede o no eliminar el caso excepcional extremo no es un problema jurídico, es el atributo más genuino de la soberanía”. El joven matemático corrobora: no podemos prever procedimientos hasta el infinito, siempre se “nos escapa algo” y entonces alguien debe decidir. Ese es el soberano, porque es él quien decide que hay una excepción. Las previsiones procedimentales incluyen por fuerza la necesidad de la excepción. No hay infinitas posibilidades de predicción. Dicho de otra manera, musita ahora el profesor (él sostiene estas cosas desde hace casi un siglo), la “discusión sobre el caso excepcional” consiste en saber “quién dispone de las facultades no regladas constitucionalmente (…) quién es competente cuando el orden jurídico no resuelve el problema de la competencia”. Para quien “se orienta hacia los problemas y los negocios cotidianos, el concepto de soberanía carece de interés práctico”. Un registrador de la propiedad, que a veces viene a tomar café (tiene casa cerca), se encoge de hombros, pues él sólo sabe de aplicar la ley y levantar acta de lo ocurrido de acuerdo con lo previsto. Es un honrado funcionario. Para quien se rige por lo normal, lo único cognoscible, “todo lo demás constituye una «perturbación». Frente al caso extremo se encuentra sin saber qué hacer”. Desde la aburrida rutina no se puede resolver lo extraordinario; sin embargo, el soberano es quien, “desde la suspensión total del orden jurídico vigente”, dispone de facultades no regladas constitucionalmente, “es decir, quién es competente cuando el orden jurídico no resuelve el problema de la competencia”. El soberano, “ante un caso excepcional” privilegia el derecho a la propia conservación y suspende el derecho para restaurarlo. “El soberano –pronuncia lentamente el profesor – es quien con carácter definitivo decide si la situación es, en efecto, normal” y “asume el monopolio de la última decisión”. La soberanía del Estado conste en “el monopolio de la decisión” en el caso excepcional. Para Kant el estado excepcional no tiene cabida en el sistema; para Kant, el “derecho de necesidad ya no es derecho”. ¿Puede el Estado regular el derecho de excepción minuciosamente, es decir el caso en que el derecho se suspende a sí mismo? (nadie habla en cursivas ni con comillas, podemos suponer que el profesor ha modulado suavemente la voz para señalar matices en lo que dice que escribió). La excepción es atributo del soberano, sigue diciendo. El burócrata que levanta acta o el que registra documentos no está interesado por lo excepcional, no lo entiende. Por ello es incapaz de responder a quien intenta la excepción a la regla y se des-coloca. Lo suyo es co-locar las cosas; lo des-plazado y lo im-pre-visto complican su orden. El soberano decide. Dicho de otra forma: si decide es que es soberano. No hay más que un soberano. Si otro ha pretendido hacer de soberano, el auténtico soberano aclara que no puede haber más que un soberano. Le hacen caso. Está claro quién es el soberano. El discurso se ha acabado en Praza do Toural. Silencio, llueve. La farmacéutica rebelde, el profesor agitador y el aburrido registrador, cabizbajos, regresan a casa. Saben quién es el soberano. (Si, amable lector, has llegado hasta el final es que has reconocido en la amplias citas amplias de este blog textos de la Politische Theologie de Carl Schmitt de 1922; después de 1945 el jurista alemán, demasiado comprometido con el nazismo, pasó largas temporadas en Galicia, donde vivió su hija. Algunos del influyente Instituto de Estudios Políticos que estaba donde hoy el Senado y entonces el Consejo Nacional del Movimiento fue considerado un “pensador español”; su estrella no volvió a brillar hasta mucho después y ahora lo reivindica un amplio espectro que va de la extrema izquierda a la extrema derecha; su dialéctica amigo/enemigo se hizo famosa; toda la escena pudo ocurrir, salvo que la muerte de Schmitt en 1985 con 97 años, la hace del todo improbable; este blog se publica en una revista, El Ciervo, que fue llamada “improbable”. Los demás personajes aludidos son reales, aunque no figuren sus nombres;  todos ellos tienen acomodo cerca de praza do Toural).

Los símbolos a examen

Los símbolos a examen
Lucia Montobbio, periodista y mediadora

El tercer sábado de noviembre, el Dr. Francesc-Xavier Marín impartió una conferencia sobre cómo la Mitología y la Simbología conforman el pensamiento narrativo. La conferencia tuvo lugar en el Aula Magna del Seminario Conciliar de Barcelona, enmarcándose en el programa del Diploma en Mitología y Simbología y en el contexto del día mundial de la Filosofía.

Como punto de partida, el doctor Marín recuperaba la frase de Sócrates: “Una vida no examinada no merece ser vivida”. Esta sentencia que nos ha llegado a través de Platón es el complemento de aquella otra que la tradición atribuye a la pitonisa del Oráculo de Delfos: “Conócete a ti mismo”. La importancia de Sócrates (que divide la historia de la filosofía antigua en pre-socráticos y post-socráticos) proviene seguramente de su pretensión de vivir en profundidad, insatisfecho con las respuestas convencionales a las cuestiones determinantes: ¿qué son el bien, la belleza, el amor, la justicia, el poder…? Es la negativa a una vida simplemente vivida, a una existencia puramente biológica, y la apuesta por la búsqueda de una vida clarificada porque va en busca de sentido. Seguir leyendo “Los símbolos a examen”

Controles horarios

Controles horarios
Eugenia de Andrés, periodista

Desde el pasado mes de mayo, las empresas están obligadas al control horario de su plantilla de trabajadores. La normativa pretende la reducción del fraude en la contratación a tiempo parcial y acabar con las horas extras que se realizan por parte de los empleados sin que se paguen ni se compensen por tiempo de descanso. Según datos de la EPA, entre los pasados meses de julio y septiembre se realizaron casi 5,4 millones de horas extras a la semana, de las que 2,2 millones no estaban remuneradas. Una cifra alarmante.

El ministerio de Trabajo obliga ahora a las empresas a que realicen un control horario de su plantilla y a los empleados a efectuar el correspondiente fichaje en la entrada y salida de sus puestos laborales. Seguir leyendo “Controles horarios”

Amnistía

Amnistía
Jordi Delás, médico

Nuestro contexto es ampliamente punitivo y la máxima es encerrar. Que lo encierren vale tanto para transgresiones al orden, como de rareza. “Si está loco que lo encierren”. Y estas afirmaciones se lanzan como dardos  por una inmensa mayoría que piensa que nunca puede ser protagonista de acciones que lleven a la cárcel.

Recientemente hemos celebrado los 30 años del muro de Berlín y parece que lo hemos hecho con la vigencia de más muros y vallas, físicas, geográficas o mentales.

Muros en nuestras mentes que dificultan entender a los que son diferentes a nosotros, relativizan libertades y levantan confrontaciones. Nuestra sociedad que ha avanzado tanto en el respeto por libertades y derechos parece que cambia radicalmente cuando se debaten cuestiones cercanas. Seguir leyendo “Amnistía”

Buen viaje, Pablo

Buen viaje, Pablo
Iñaki Pardo Torregrosa, periodista 
Conocí poco a Pablo, muy poco. Apenas unas horas en Barcelona cuando recibió el premio Memorial Joan Gomis; pero ya me invitó a comer tortilla a condición de visitar su tierra, Galicia. Según he sabido después le gustaban sin cebolla. En eso hubiéramos discrepado bastante. Esas cosas –como decir “buenas tardes” antes de comer o quitar o no la piel del fuet– sí que generan división. Pero compartíamos pasión por el oficio y seguro que nos habríamos puesto de acuerdo.

Seguir leyendo “Buen viaje, Pablo”

Un hombro, un voto

Un hombro, un voto
Jaume Boix, director de El Ciervo

El próximo domingo en casa vamos a votar por muchas razones pero principalmente por una: porque están convocadas elecciones generales. Parece una obviedad, pero los que no pueden votar nunca son en el mundo la inmensa mayoría: solo el 4,5 % de la población mundial —y ahí estamos nosotros— vive en completa democracia, según los datos de 2019 del Democracy Index de la Unidad de Inteligencia de The Economist. De manera que esta es la razón principal: ejercer y no menospreciar o desaprovechar un derecho del que por fortuna y con justificado orgullo disfrutamos. Seguir leyendo “Un hombro, un voto”

La princesa y el chamán

La princesa y el chamán
Carlos Eymar, filósofo, profesor del Instituto Universitario Gutiérrez Mellado (UNED) 

Reconozco que, a veces, me siento subyugado por los programas y las revistas del corazón. Son para mí como un abismo de imágenes que me provoca una especie de vértigo, de atracción y repulsión. Veo allí la realidad de una condición humana que se muestra tal cual es, sin ningún tipo de pudor, sin ninguna limitación económica, exhibiendo su poder y sus fantasías, a veces sus desgracias, presentándose como un modelo digno de emulación. Tal pretensión llega al paroxismo cuando, a los anteriores factores, se añade la guinda de la espiritualidad.  Es lo que está sucediendo con la relación entre la princesa Marta Luisa de Noruega y el chamán Durek Verret. Seguir leyendo “La princesa y el chamán”

La hora socialista

La hora socialista
Josep Maria Margenat, profesor de Filosofía Social en la Universidad Loyola
Andalucía

Sabemos que en noviembre habrá elecciones, con gobierno o sin gobierno socialista, pero no me refiero a esta “hora socialista”, sino a la hora europea y de largo aliento a que están llamados los socialistas. Claro que para esa hora llegue es necesario formar un buen gobierno de cambio, pero no a cualquier precio.

Oímos o leemos: “el régimen del 78”. Con la monarquía parlamentaria de 1978 acabaron 36 años de dictadura militar (1939-1975) y, aunque podía haber sido una república parlamentaria, el pacto fundó una constitución democrática de una monarquía parlamentaria, homologable a otras democracias europeas, monárquicas o republicanas. Quien pretende desacreditar y “superar” engañosamente o quien se apropia de aquel momento para fijar una única lectura oclusiva, no sirve a la democracia, sirve sólo a sus intereses ideológicos o puramente crematísticos, si es que ambos no convergen. La monarquía parlamentaria es de todos los españoles: quiere y debe integrar a todos. Es integradora a fuer de reconocer la diversidad. Es integradora porque no excluye a nadie del pluralismo, ideológica, social o nacional. Es integradora, “comprehensive” diría un inglés, porque sólo integra quien reconocer la diversidad, en nuestro caso la de España plural como la de Europa unida en su diversidad, territorial y comunitaria. Algunos quieren apropiarse de la letra del pacto o rechazar todo lo pactado, sin entender que un pacto está hecho de transacción permanente, de espíritu de convivencia y de acuerdo, de cesión en las propias posiciones. En el pacto todos salimos ganando, aunque nadie gana todo, ni los demás pierden todo. El monoteísmo político que algunos pretenden va contra el pactismo. El poder quiere tener y ejercer todo el poder. Seguir leyendo “La hora socialista”