Ciudadano delincuente

Ciudadano delincuente
Martín Sacristán, periodista y escritor

Se acuerdan que al principio era de noche cuando aplaudíamos en las ventanas y que con el tiempo atardecía. Que primero los árboles no tenían hojas y luego brotaron. La vida transcurría lejos de nosotros durante el confinamiento. Ahora toca vivirlo todo de nuevo pero bajo nuevas reglas: sí se puede ir a trabajar, a un bar o a un restaurante, si volvemos temprano. También se puede pasear y hacer deporte, y en los municipios más grandes tenemos incluso un buen territorio por donde movernos a nuestras anchas. Aunque no sea lo recomendado.

Ahora, como pacífica y modélica ciudadanía, vestimos la mascarillas a todas horas. Y abusamos tanto del gel hidroalcohólico que el Instituo Nacional de Toxicología avisa del incremento de intoxicaciones, un 900%, por este producto. Somos, en fin, excepciones aparte, una sociedad moderna, bien educada y capaz de sacrificio en pro del bien común. Visión optimista de nosotros mismos que no comparten nuestras instituciones. Porque si nos paramos a pensarlo, ¿cuántas campañas institucionales sostenidas hemos visto para aumentar la concienciación y aprendizaje sobre medidas a tomar contra el coronavirus? Como excepción aquel episódico “Salimos más fuertes” de mayo fue más la celebración de una falsa victoria. A la vista está. Los hay que crecimos escuchando durante una década “Di no a las drogas”, “Fumar mata”, “Póntelo, pónselo” y “Las imprudencias (al volante) se pagan”. Con el tiempo y la insistencia esos mensajes calaron, mejorando nuestra salud e integridad física. Incluso la limpieza de nuestras calles, que hace muchos años estaban llenas de papeles, colillas y hasta cacas de perro. Nos costó, pero desde que somos democracia nos hemos constituido en una sociedad extremadamente cívica. Seguir leyendo “Ciudadano delincuente”

Elogio de las bibliotecas

Elogio de las bibliotecas
Eugenia de Andrés, periodista

Las bibliotecas ya no son almacenes de libros colocados todos en orden en sus estanterías en espera de ser leídos allí mismo o de tomarlos prestados. Han entrado en una nueva dimensión: se han convertido en verdaderos espacios culturales. Casi sin que nos diéramos cuenta –al menos así me ha sucedido a mí– han evolucionado, se han adaptado a los nuevos tiempos y ofrecen numerosas posibilidades a quienes se acercan a sus instalaciones. Ocurre así en la red de bibliotecas de grandes ciudades, y quizás no tanto en las de pequeños municipios.

Además de leer, estudiar o trabajar en sus dependencias, hay zonas con ordenadores de uso público en los que puedes acceder a internet, salas de estudio con prolongación de horario en fechas de exámenes, exposiciones, charlas y conferencias de escritores, presentaciones de libros, recitales de poesía, clubs de lectura y una oferta interesante de propuestas para todos los gustos. Seguir leyendo “Elogio de las bibliotecas”

Lo rupturista es reformar

Lo rupturista es reformar
Jaume Boix, director de El Ciervo

Tener memoria se considera una virtud, aunque perderla no es un vicio sino más bien una avería y a menudo una desgracia. La memoria es necesaria y eso se comprueba sobre todo cuando uno la echa en falta. Pero su necesidad, su conveniencia y su utilidad no siempre y no todos la han valorado. Bastantes educadores y pedagogos apartaron e incluso desterraron de sus métodos didácticos el fomento, el ejercicio de la memoria como instrumento de aprendizaje y de acceso al conocimiento. Ahora parece que esta tendencia remite y, como suele ocurrir con los péndulos, algunos prestigian la memoria con un punto quizá de exageración y afirman que sin memoria no hay cultura y aun que cultura es memoria. Es bueno que la memoria vuelva a la enseñanza y que los jóvenes la refuercen como hacen cada dos por tres con la ram de sus ordenadores. Saben que de ella depende la rapidez y la capacidad de sus funciones, sean estas los juegos tele-reunidos, el cine serializado, el chateo o el estudio poscovita. Seguir leyendo “Lo rupturista es reformar”

Pere Casaldàliga: Un Juan de la Cruz “guerillero”

Pere Casaldàliga: Un Juan de la Cruz “guerillero”
José Ignacio González Faus

Ayer, 8 de agosto, falleció Pere Casaldáliga, amigo y referente de El Ciervo. En su memoria reproducimos el texto que José Ignacio González Faus escribió para los claretianos y la fotografía de Juan Guerrero, publicada en el número de mayo-junio de 2016 de El Ciervo, dentro de la monografía “Brasil, el paraíso en obras”. El obispo y el fotógrafo unieron sus voces en el libro “Los ojos de los pobres”  y en la exposición itinerante “De profesión, esperanza”.

En Balsareny (Barcelona) de familia campesina, nació en 1928 Pere Casaldáliga i Pla. Entró en la orden de los claretianos, fue de misionero a Brasil y en 1971 fue nombrado obispo de Mato Grosso, una de las diócesis más extensas del país (casi un tercio de España) dominada por grandes terratenientes millonarios, y poblada por míseros campesinos. Seguir leyendo “Pere Casaldàliga: Un Juan de la Cruz “guerillero””

Comunidad hasídica: el poder de las palabras

Comunidad hasídica: el poder de las palabras
Lucia Montobbio, periodista y mediadora

Durante el confinamiento, se ha centrado la atención, de forma puntual, en la comunidad hasídica de Nueva York. Pienso que se ha debido a dos razones centrales; la primera podría ser la popularidad alcanzada por la serie Unorthodox de Netflix. Y la segunda, la aparición de noticias en diferentes diarios sobre el elevado contagio del virus en estas comunidades.

Un amigo judío me explica que está harto, que no entiende porqué existe tanto interés internacional sobre la comunidad hasídica de Brooklyn, que a escala internacional habría muchos otros temas, más relevantes, por tratar. Así que, movida por su reflexión, he contactado con el rabino David Libersohn de la comunidad Jabad de Barcelona; y con el rabino Avi Shafran director de asuntos públicos de Agudath Israel of America, entidad que aglutina diferentes comunidades hasídicas. La intención es lanzar el contrapunto que ellos pueden dar en esta situación; cómo les afecta el papel que han podido tener los medios de comunicación y los políticos. Seguir leyendo “Comunidad hasídica: el poder de las palabras”

Admirado Marsé

Admirado Marsé
Jordi Delás, médico

El 18 de julio de 2020 ha fallecido Juan Marsé. En el número 89 de El Ciervo, en noviembre de 1960 y en la sección “Los Narradores”, publicó el relato La Calle del Dragón Dormido que acompañaba de una breve presentación.

“Nací en  1933, en Barcelona. Estudios elementales. Desde los 13 años trabajo en un taller de joyería. Conseguí empleo en una revista cinematográfica sin dejar el taller. Hice entrevistas a la gente del cine y otras banalidades durante cierto tiempo y luego pasé a cuidarme de la crítica. Acabe dejándolo, por razones de tipo económico y moral. Al mismo tiempo, había empezado a publicar narraciones cortas en Ínsula. El año pasado se me concedió el Sésamo de cuentos. Va a aparecer estos días mi primera novela larga, Encerrados con un solo juguete, que quedó finalista del Premio Biblioteca Breve 1960, declarado desierto. Escribo con la pretensión de llegar a reflejar al hombre español de hoy con todos sus problemas. Creo que es urgente no mutilar ciertos aspectos de nuestra sociedad y de los personajes (ideas sociales, políticas, religiosas) que se respiran en la calle, pero que, por contra, no se hallan en la actual novelística española”. Seguir leyendo “Admirado Marsé”

Hacer limpieza

Hacer limpieza
Carlos Eymar, filósofo, profesor del Instituto Universitario Gutiérrez Mellado (UNED)

Al final de la desescalada he tenido ocasión de constatar que muchos, como yo, fuimos presa, desde el inicio del confinamiento,  de un renovado deseo de orden. Las trabas al desplazamiento exterior recondujeron nuestra energía hacia una pulsión de organización interna, favorecida por el excedente de tiempo disponible. Al fin se había de afrontar la lucha, siempre postergada, contra el caos doméstico, que, por supuesto, ha concluido en una derrota sin paliativos.

Hace ya un año que ojeé el libro La magia del orden de la japonesa Marie Kondo, la gran gurú de la organización, lanzada al estrellato mundial gracias a su programa difundido en Neftlix. Sus sugestivas y sencillas propuestas están inspiradas por una estética zen, amante de las líneas rectas, la limpieza, los colores secos, las zonas de sombra y los espacios vacíos. Su método de orden KonMari puede resumirse en el principio de una eliminación despiadada de las cosas inútiles que acumulamos, clasificadas, básicamente, en tres categorías: ropa, libros y papeles, y objetos con valor sentimental como las fotos. Sin duda resulta fácil asumir, e incluso practicar,  muchos de sus sensatos consejos a la hora de desechar camisas, extractos bancarios, libros de texto de nuestra infancia o trabajos manuales de nuestros hijos. Hay, sin embargo, un aspecto en el que (por lo menos a mí) resulta difícil seguir sus consejos: el de los libros. Seguir leyendo “Hacer limpieza”

Reducción de daños

Reducción de daños
Eugenia de Andrés, periodista

Hace unos diez años, un grupo de profesionales sanitarios que trabajaba en un servicio de atención a usuarios de drogas me explicó el concepto de reducción de daños. Recuerdo que en aquel momento tenía ciertas reticencias a aceptarlo, pero con el tiempo me he convertido en una defensora de esta idea.

El equipo sanitario al que me he referido -médicos, enfermeras y asistentes sociales-  aceptaba que los usuarios fueran consumidores de drogas activos. Pero procuraba que dejaran de asumir riesgos en su adicción y, por ejemplo, entre otras iniciativas, promovían la entrega de material no contaminado para inyectarse heroína o cocaína. El objetivo era muy claro: evitar el contagio del sida, que en aquel momento estaba en cifras muy elevadas, para lo cual invitaban a los usuarios a que no compartieran jeringuillas y las utilizaran una sola vez. Ahí estaba la reducción de daños. Seguir leyendo “Reducción de daños”

Promesas no cumplidas durante Covid-19

Promesas no cumplidas durante Covid-19
Jordi Delás, médico

La prestigiosa revista médica New England Journal of Medicine, haciendo referencia a los sanitarios que atendieron en primera línea a pacientes con Covid-19, declaraba que deberían ser recordados para siempre como héroes.

En nuestro entorno para siempre ha durado 15 días.

En los días más duros de la epidemia era un sentido general que había que invertir más en sanidad, investigación, mejorar las condiciones asistenciales y la retribución de los profesionales sanitarios. Pero esto también ha durado 15 días. Seguir leyendo “Promesas no cumplidas durante Covid-19”

Epidemia de colchones

Epidemia de colchones
Martín Sacristán, periodista y escritor

Las calles, calladas y quietas, eran el escenario de una peli “fin del mundo”. Podías salir a la compra, y eso era todo. Entonces, si no cogías el coche, sentías esa sensación permanente de amenaza, por no cruzarte con nadie, porque te preguntabas quién habría tras las ventanas cerradas, las fachadas incólumes.

Pasaba lento a veces cerca tuyo un coche patrulla e inconscientemente agitabas tu bolsa de la compra como para decir “eh, que estoy aquí de legal”. Con el tiempo aprendiste a identificar unos turismos grises, medianos, que con los aplausos de las ocho encendían las luces azules y el sonido de las sirenas en su interior. Caías en la cuenta de que con esos también te cruzaste, que te vigilaron sin que tú lo supieras. Seguir leyendo “Epidemia de colchones”