Los tiranos y el regreso del pensamiento mágico

Los tiranos y el regreso del pensamiento mágico
Martín Sacristán, periodista y escritor

Dijo Platón en su República, hace dos mil cuatrocientos años, que las democracias terminaban por colapsar en tiranías. En su pensamiento aristocrático, que hoy llamaríamos elitista, el filósofo atribuía el problema a haber dado el voto a las masas, siempre fácil presa de las promesas de esos que deseaban ser sus opresores.

Desde una perspectiva más contemporánea, Max Weber, considerado fundador de la sociología, explicaba que el secreto del tirano para obtener el poder en democracia era la “autoridad carismática”. Es decir, que dependían de su capacidad para revestirse de razón presentando sus capacidades como superiores. ¿Quién no querría votar a un genio? Especialmente si sus promesas son solventar todos los problemas de este mundo, que es también el ideal al que aspiran, o deberían aspirar,  hombres y mujeres con vocación política. El problema es cuando, como ahora, en vez de programas razonados, nos proponen soluciones mágicas. Seguir leyendo “Los tiranos y el regreso del pensamiento mágico”

E pur si muove

E pur si muove
Soledad Gomis, periodista

En apenas tres días, han aparecido en medios y redes sociales algunas noticias claramente positivas. Envueltos como estamos en polémicas, juicios, apariciones y desapariciones, tensiones políticas, paro, injusticias, etc., el eco que han tenido ha sido limitado. Lo positivo no rinde, tal vez porque no es patrimonio único de nadie, ni de un solo gobierno, partido o entidad. Menos si algunos datos son internacionales.

Vamos con la sustancia: un economista de la Universidad de Oxford ha publicado gráficos que muestran cómo el mundo ha cambiado a mejor en los últimos 200 años en seis aspectos cruciales: pobreza extrema, educación básica, alfabetización, personas que viven en democracia, y vacunas y mortalidad infantil. En 1820 solo una pequeña élite disfrutaba de estándares de vida elevados, mientras que la amplia mayoría vivía en condiciones que hoy calificaríamos de pobreza extrema (menos de 1,90 dólares cada día). En 1950, los pobres extremos eran tres cuartas partes de la población mundial, y en 2016 el porcentaje había caído hasta un 10 por ciento. Si atendemos a la mortalidad infantil, hace 200 años, el 43 por cien de los niños moría antes de llegar a su quinto cumpleaños. En 1960, el porcentaje estaba en el 18’5. Y ahora mismo, se sitúa en un 4’25 por cien. Seguir leyendo “E pur si muove”

La tele en prosa

La tele en prosa
Mariola Cubells, periodista

Cuando estudiaba periodismo leía esta revista. La admiraba. Así que estoy aquí, contenta de estar. Por eso voy a contar una de esas historias personales que consiguen hacer de la anécdota, categoría. Porque quiero explicar por qué estoy aquí, o mejor, cómo quizá no habría llegado a ser lo que soy.

Un día en segundo de BUP, Amparo Martínez, mi profesora de literatura, la mejor que he tenido jamás, nos habló de Miguel Hernández. Estábamos con su poema Elegía. Seguir leyendo “La tele en prosa”

¡Pasen y vean!

¡Pasen y vean!
Carles Padró, periodista

Pongamos que Oprah y Trump se enfrentan en las elecciones de 2020. Donald Trump y Oprah Winfrey; un empresario que forjó su imagen pública en la televisión contra una presentadora de televisión metida a empresaria y a unas cuántas cosas más, entre ellas la filantropía, que el diccionario de la Rae define como Amor al género humano. Si la profecía se cumple y estas dos estrellas televisivas –y multimillonarias- compiten por ocupar la Casa Blanca, habremos conseguido sublimar la fusión de la realidad con la ficción y entronizar al personaje en detrimento de la persona. Suena apocalíptico, pero llevamos tiempo esforzándonos mucho para que así suceda. Hay múltiples y diversas razones para explicar el fenómeno, pero el éxito de la Cultura Light -como la llamaba uno de mis maestros, Ramón Massó, a quién deseo buen viaje y dedico estas líneas- resulta clave para entender por qué. Seguir leyendo “¡Pasen y vean!”

Ellos cobran

Ellos cobran
Jaume Boix, director de El Ciervo

Cuando el manto níveo del llamado procés que durante un largo invierno de cinco años ha cubierto la superficie del país se está derritiendo aparecen sin remedio las miserias que ha tapado. Blanco por fuera, como los bíblicos sepulcros. En Catalunya, hospitales completamente desbordados por una epidemia de gripe que cada año se produce y cuya virulencia actual estaba avisada tienen a debilísimos nonagenarios doce horas o más tumbados en un pasillo entre toses, virus, bacterias, prisas, nervios y unas condiciones completamente deplorables, denunciables y, tal vez, perseguibles judicialmente. Y los responsables, huidos porque han sido incapaces de afrontar la realidad y arrostrar las consecuencias de su pésima gestión y su increíble frivolidad. Seguir leyendo “Ellos cobran”

La futbolización

La futbolización
Xavier Vidal, periodista y librero

Érase una vez un país futbolizado.

Las declaraciones y contradeclaraciones desplazaron a los hechos.

Los ciudadanos se convirtieron en aficionados de sus partidos.

Algunos de ellos rebasaron la línea de la afición y se convirtieron en hooligans.

Las gradas de animación estaban lideradas por portavoces de medio pelo.

Con una mano en un micro y la otra en el teléfono móvil.

Las banderas colgaban de los balcones exhibiendo el equipo con el que uno se sentía identificado. Seguir leyendo “La futbolización”

Una fecha para el fin de personas sin techo

Una fecha para el fin de personas sin techo
Jordi Delás, médico

Se ha propuesto el año 2030 para erradicar la pobreza extrema y 2021 la hepatitis C.

Fechas para diseñar y conseguir resultados en la fecha prevista.  Tabaco, ejercicio, perder peso, inglés, esquiar. Para conseguir dejar o aprender es necesario desearlo y fijar fecha. Mañana, el 2018 o como en los anteriores propuestas,  2021 o 2030.

En la pluralidad de fechas y plazos, no hay compromiso para el fin de personas sin techo. En nuestro entorno, la pobreza extrema está vinculada a no tener un lugar donde protegerse. Comida, ropa aparece y felizmente también la asistencia sanitaria para situaciones críticas. Seguir leyendo “Una fecha para el fin de personas sin techo”

La magia de Martín Chambi

La magia de Martín Chambi
Eugenia de Andrés, periodista

No voy a contarles hoy nada que tenga que ver con la crisis política, las cifras de paro, las elecciones en Cataluña, el precio de la vivienda o la sequía. Cambiemos de tercio. Estos días he tenido ocasión de ver un  libro que recoge las imágenes del fotógrafo peruano Martín Chambi (1891-1973). Detrás de una máquina de fotos, este hombre sin apenas recursos se dedicó a retratar con gran maestría la vida cotidiana de los indígenas, campesinos y ciudadanos de Cuzco que vivieron en su época. El resultado es magnífico. Seguir leyendo “La magia de Martín Chambi”

10 años juntos

10 años juntos
Andreu Llabina, historiador

Hace diez años empecé a colaborar en esta publicación y creo que es un buen momento para contarlo.

En 2007 tenía 21 años y estudiaba en el instituto nocturno, en esos momentos mi mayor (pre)ocupación era aprobar el último curso de bachillerato y superar la selectividad.

Todavía me acompaña un sueño que nació en ese período: recibo una llamada de la universidad, no me pueden dar el título de la carrera por un problema administrativo, tengo que volver al instituto a cursar unas asignaturas. Cuando despierto lo hago con verdadero agobio. Seguir leyendo “10 años juntos”

Quién sabe qué

Quién sabe qué
Carles Padró, periodista

Si la palabra de 2016 en inglés según el prestigioso Diccionario Oxford fue “post-truth”, la de este año -aunque sean dos- debería ser “fake news”. Si así fuera (y si no también), sería la constatación de un drama que se masca desde hace tiempo: que informarse y buscar la verdad de los hechos empieza a ser una tarea más que complicada. Porque las “fake news” o noticias falsas han venido para quedarse. Para quedarse y para difuminar un poco más la delgada línea que a veces separa la realidad de la ficción, cosa que nos aboca a la confusión absoluta y a una institucionalización abierta y descarada de la desinformación que sin duda engendrará sociedades menos libres. Cierto que lo de la desinformación no es algo nuevo, pero a diferencia de antes ahora crece y se reproduce a toda velocidad gracias a la decadencia de los medios tradicionales, a las grandes plataformas tecnológicas como Facebook o Google y al bajo coste de producción de las también llamadas “alternative facts”, término que encierra un mayúsculo e indisimulado cinismo. Porque no me dirán que llamar hechos alternativos a falsedades o directamente mentiras no es de un cinismo desatado y sinvergüenza. Seguir leyendo “Quién sabe qué”