La doma del Poder

La doma del Poder
Andreu Llabina, historiador

Hasta hace bien poco reconocíamos que el poder lo tenían los Estados, o como mínimo ciertos Estados. Cuando un parlamento promulgaba una ley el Estado la respaldaba con toda su fuerza, policías y jueces se encargaban de su cumplimiento y castigo contra quienes infringían la norma.

La pérdida de poder de los Estados en favor de otros actores (como el Fondo Monetario Internacional, el Banco Mundial, la OTAN, fondos de inversión, empresas transnacionales) que se mueven en la esfera internacional hacen que la soberanía popular no tenga una institución dónde catalizarse.

Es en este momento en que la vigencia del Estado nación puede estar en entredicho. ¿De qué sirve un Estado que no trabaja para el cuidado de sus ciudadanos y hace políticas en busca del bien?  Retrocedamos al siglo XVII para encontrar a John Locke, y la evolución de sus ideas desarrolladas en el siglo XVIII por Montesquieu. Cuando estos autores señalan la necesidad de separar los poderes viven en un contexto de auge de la burguesía, que demanda confrontar el absolutismo. Seguir leyendo “La doma del Poder”

Legar la alegría

Legar la alegría
Mariola Cubells, periodista

En el libro, absolutamente recomendable, Confesiones y contradicciones, del periodista y ensayista Christopher Hitchens, el autor, nacido en la sobria y austera Inglaterra de los años 40, habla así de su madre: “Ivonne, entonces, fue lo exótico y el sol cuando fácilmente podría haber tenido una infancia teñida de un severo y obediente gris inglés. Era la nata en el café, la ginebra en el Campari, la oferta de vino o champán en vez de cerveza, la risa en la cara de los pesados, los labios fruncidos y los roñosos, el seguro contra los intolerantes y los mojigatos”. Me parece una de las declaraciones de amor y agradecimiento más hermosas que he leído y me lleva a pensar, otra vez, que la vida, como madre o como cualquier cosa, merece la pena solo si alguien de tu entorno, alguien a quien quieres, puede decir de ti algo parecido a este párrafo del escritor. Seguir leyendo “Legar la alegría”

BARCELONA

BARCELONA

En mi ciudad algún día

Yo beberé algún día
el rojo vino, el aire
de tu recuperada
libertad y saldré
por tus calles cantando
cantando hasta quedarme
sin voz -porque serás
de nuevo y para siempre-
albergue de extranjeros
hospital de los pobres
patria de los valientes
tú, Laye, mi ciudad.

José Agustín Goytisolo. Claridad, 1961

Esta es mi generación

Esta es mi generación
Xavier Vidal, periodista y librero

Permítanme en este, mi primer artículo en una revista para mí reverencial, que aborde un tema poco interesante pero que me suscita una curiosidad infinita. El tema en cuestión es la aparición de generaciones literarias que quedan automáticamente fijadas en el mapa mental de los lectores. Generación del 98 forjada a partir de la reacción a la pérdida de Cuba (tema), Generación del 27 a partir de los estudiantes residentes y sus amigos (lugar), la Escuela de Barcelona (ciudad) y tantas otras que aquí no cabrían. Seguir leyendo “Esta es mi generación”

¿Papeles viejos o pequeños tesoros?

¿Papeles viejos o pequeños tesoros?
Anna Caballé, responsable de la Unidad de Estudios Biográficos.
Departamento de Filología Hispánica, Universidad de Barcelona.

La función principal de la carta ha sido siempre la comunicación. Alguien tiene algo que decir a otra persona y ese es el motivo para establecer una correa de transmisión gracias a la cual la distancia geográfica o mental ha logrado superarse. Hasta la llegada del teléfono las cartas iban y venían constantemente, de una calle a otra de la misma ciudad, de una ciudad a otra, de un país a otro, de uno a otro imperio… Eran el único modo eficaz de ponerse en contacto y, como ahora ocurre con el correo electrónico, la gente ocupaba una parte significativa de su tiempo (que podía ser de toda una mañana o una tarde) para mantener al día el correo. Seguir leyendo “¿Papeles viejos o pequeños tesoros?”

Pensar o encontrar trabajo, ¿para qué sirve la educación?

Pensar o encontrar trabajo, ¿para qué sirve la educación?
Iñaki Pardo Torregrosa, periodista

España ya tiene Gobierno y la legislatura está en marcha tras unos meses de incertidumbre. En el Congreso, ahora que el Partido Popular (PP) ya no tiene su rodillo parlamentario, la oposición inició la semana pasada los trámites para tumbar la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa, conocida por todos como la Ley Wert o la Lomce. Ha sido la primera gran derrota del PP en la cámara baja. Y ya hay lío porque el Ejecutivo podría llevar la cuestión al Tribunal Constitucional aduciendo que se pierden fondos europeos destinados a la aplicación de la Lomce y que ello podría descuadrar las cuentas.

Más allá de eso, lo que está por ver es si después de tumbar la reforma educativa de los populares se va hasta el fondo de la cuestión. Si se busca un sistema diferente que forme mejor a los estudiantes para salgan más preparados de las aulas y que devuelva al pensamiento un lugar primordial en la educación. Seguir leyendo “Pensar o encontrar trabajo, ¿para qué sirve la educación?”