El desamor en el tren

El desamor en el tren
Mariola Cubells, periodista

Al poco de sentarse le sonó el teléfono, contestó, pronunció con un sollozo el nombre de la que supuse que era su amiga y se arrancó a contarle en voz baja sus penas de amor. No paró de llorar durante la hora y media larga que duró el viaje en AVE de Valencia a Madrid. Era un llanto contenido, que sofocaba con las manos, un llanto en voz baja. La chica estaba sentada detrás de mi asiento y yo la veía a través del cristal de la ventanilla. Íbamos casi solas en el vagón. Estuvo hablando largo rato por teléfono, siempre con la misma persona, a trompicones, como siempre sucede en el AVE. Cada vez que se cortaba ella miraba por la ventana y seguía llorando, hasta que volvía a conectar con su amiga. Yo ya no pude dejar de escucharla. Se explicaba tan bien, era tan universal, tan reconocible lo que contaba… Seguir leyendo “El desamor en el tren”

En el verso, universo: Jaime Sabines

En el verso, universo: Jaime Sabines

El mexicano Jaime Sabines (1926-1999) es el gran poeta del amor y de la obsesión por la muerte. Sus poemas, a veces ásperos y calculadamente descuidados, logran siempre una emoción directa, que golpea al lector. El poema que aquí damos aparece recogido en varios libros de Sabines, entre otros en Los amorosos y otros poemas, de 1997. Seguir leyendo “En el verso, universo: Jaime Sabines”

Amor romántico

Amor romántico
Carlos Eymar, filósofo, profesor del Instituto Universitario Gutiérrez Mellado (UNED)

“El péndulo del amor oscila entre siempre y nunca”, escribía Celan, pero, viendo el mundo en torno, uno tiene la impresión de que el “siempre” ha sido abolido del horizonte amoroso. Al hacerlo, la misma idea de amor, convertido en un contrato plagado de cláusulas de reserva, corre grave riesgo de desaparición.

Quien, inspirado por el espíritu del romanticismo, aspira a vincular su amor, con la eternidad, más allá de la muerte, sabe que, tarde o temprano, el sufrimiento hará su aparición. La entrega total y perpetua del corazón a otra persona, conduce inevitablemente a un camino de espinas. “Quien no sabe de penas no sabe de amores”, decía la coplilla que emocionó a Juan de la Cruz. Ahora, por el contrario, nadie quiere saber de penas y, por eso, a fin de prevenirlas, se asume el carácter efímero del amor, que conduce a un grave des-compromiso emocional. Seguir leyendo “Amor romántico”