Notas polacas

Notas polacas
Soledad Gomis, periodista

La limpieza. Las calles están impecables: sin colillas, sin papeles. Comentan las gentes de Varsovia que tienen una alcaldesa y que hace repasar las aceras tres veces al día. Es posible, pero la pulcritud llega a todas las ciudades e incluso a todos los lavabos del país, sean de restaurante o de gasolinera.

La lentitud del servicio. Decía la guía que los camareros “tienen piedras en el estómago” Nos pareció una exageración, pero ¡qué cierto! El bar o restaurante podría estar bien decorado o ser de batalla, estar en un pueblo o en una población turística… El hecho es que más de una vez alguien se quedó sin comer o se marchó antes de los postres, tras 45 minutos de espera. En mi caso opté por comenzar siempre diciendo que “we are in a hurry” y pidiendo la cuenta antes del último plato o el postre. Seguir leyendo “Notas polacas”