Ya está aquí el último número de El Ciervo. Número 782

Ya está aquí el último número de El Ciervo. Número 782

Es bueno aprovechar las oportunidades cuando se presentan, se dice, pero hacerlo no es tan sencillo. Requiere afinar los sentidos: vista y olfato para verlas venir, oído para entenderlas, gusto y tacto para atenderlas; pide además algo de suerte y un equilibro entre prudencia y cierta osadía, ser cauto sin temer al fracaso.

Quizá nos engañan los sentidos, pero se diría que la resaca de la pandemia de covid-19 nos está dejando ante una de esas raras ocasiones que no deberíamos dejar pasar. Llamémosle reconstrucción, reconstitución, renacimiento, reinicio o incluso si se quiere revuelta, en su doble sentido. El caso es que algo hay que hacer con los restos del naufragio de este Titanic que es el sistema económico y social, tan sólido que parecía invulnerable, tan pesado que se ha hundido en un plis plas. Tres meses con el motor en punto muerto han bastado para que nuestro mundo se fuera a pique dando muestras de una fragilidad, por no decir corrosión y podredumbre de sus estructuras, que ha asustado a los severos guardianes del sistema.

Seguir leyendo “Ya está aquí el último número de El Ciervo. Número 782”

Ya está aquí el último número de El Ciervo. Número 781

Ya está aquí el último número de El Ciervo. Número 781

Especular económicamente con una pandemia mortal es un crimen y da rabia. Hacerlo políticamente da bastante pena. Ignora que la razón de un tentetieso, lo que le impide caer o vencerse, no está en el hueco de la figura sino en el peso de su fondo. Y en este asunto el fondo dice que cuando ocurre una desgracia la gente se vuelca para ayudar en lo que sea. Nada cuenta más ni hay más cuento. Pasa en todas partes porque propio es de los humanos mostrar lo mejor (lo peor también) de la humanidad, pero sí parece que aquí tenemos una manera más vibrante de manifestar la solidaridad, esa virtud. Antes la llamaban caridad.

Seguir leyendo “Ya está aquí el último número de El Ciervo. Número 781”

Promesas no cumplidas durante Covid-19

Promesas no cumplidas durante Covid-19
Jordi Delás, médico

La prestigiosa revista médica New England Journal of Medicine, haciendo referencia a los sanitarios que atendieron en primera línea a pacientes con Covid-19, declaraba que deberían ser recordados para siempre como héroes.

En nuestro entorno para siempre ha durado 15 días.

En los días más duros de la epidemia era un sentido general que había que invertir más en sanidad, investigación, mejorar las condiciones asistenciales y la retribución de los profesionales sanitarios. Pero esto también ha durado 15 días. Seguir leyendo “Promesas no cumplidas durante Covid-19”

Epidemia de colchones

Epidemia de colchones
Martín Sacristán, periodista y escritor

Las calles, calladas y quietas, eran el escenario de una peli “fin del mundo”. Podías salir a la compra, y eso era todo. Entonces, si no cogías el coche, sentías esa sensación permanente de amenaza, por no cruzarte con nadie, porque te preguntabas quién habría tras las ventanas cerradas, las fachadas incólumes.

Pasaba lento a veces cerca tuyo un coche patrulla e inconscientemente agitabas tu bolsa de la compra como para decir “eh, que estoy aquí de legal”. Con el tiempo aprendiste a identificar unos turismos grises, medianos, que con los aplausos de las ocho encendían las luces azules y el sonido de las sirenas en su interior. Caías en la cuenta de que con esos también te cruzaste, que te vigilaron sin que tú lo supieras. Seguir leyendo “Epidemia de colchones”

Examen de conciencia

Examen de conciencia
Josep Maria Margenat, profesor de Filosofía Social en la Universidad
Loyola Andalucía

Hay una “hora de la tarde” para el examen de conciencia. En La peste, el jesuita estudioso de san Agustín y de la antigua iglesia africana, el “defensor caluroso de un cristianismo exigente”, Paneloux, invita al médico agnóstico Rieux a “amar lo que no podemos comprender”. Rieux, entregado a la profesión que ama, decía hacer, como Paneloux, “el camino de la verdad luchando contra la creación tal como era”.

Más adelante, mientras una marea de sollozos cubre la plegaria de Paneloux, “Dios mío, salva a esta criatura”, el médico sale precipitadamente de la sala hacia el patio del hospital: “Tengo que irme, no puedo soportarlo más”. Luego, refiriéndose al niño que acababa de morir, dice a Paneloux: “– ¡Ah, éste al menos era inocente, ¡bien lo sabe usted!”. El sacerdote intenta explicar al médico: “para mí también era insoportable”, aunque comprendo que todo esto “supera nuestra medida”, pero no nos queda más que “amar lo que no podemos comprender”. Ante esa frase Rieux reacciona: “yo tengo otra idea del amor y estoy dispuesto a negarme hasta la muerte a amar esta creación donde los niños son torturados” –y añade– “Estamos trabajando juntos por algo que nos une más allá de las blasfemias y de las plegarias. Sólo esto es importante”. Evitando mirar a la cara de Paneloux, el doctor concluye: “Estamos juntos para sufrir y combatir [la muerte y el mal] …Dios mismo ahora no puede separarnos”. Ambos miran en la misma dirección. Seguir leyendo “Examen de conciencia”

Ya está aquí el último número de El Ciervo. Número 780

Ya está aquí el último número de El Ciervo. Número 780

El lenguaje tiene poder no solo porque sirve para comunicarnos sino porque, si es que lo hacemos, con él pensamos. Las palabras son unidades básicas del lenguaje, ladrillos con que levantamos las ideas que rigen nuestra forma de obrar, incluso de ser, y nos permiten relacionarnos, comunicarlas. Cierto es que a menudo decimos antes de pensar, y no pocas veces lo lamentamos, cosa que demuestra la importancia de medir las palabras, de conocer su valor y su peso, su significado, porque hablando se entiende la gente o no se entiende. Las palabras no solo tienen poder sino que lo dan: con palabras pedimos, amamos, sentimos, soñamos, herimos, sanamos, aprendemos, engañamos, mentimos. Quien domina el lenguaje domina el poder y de ahí esa pelea y el afán muchas veces ridículo pero siempre eficaz por controlar lo que llaman relato o discurso aun a costa de manipularlo sin remilgos. Así se desfiguran, se embadurnan y disfrazan las palabras a fin de que no sirvan para entendernos sino para enredarnos. Nos quitan, nos hurtan la palabra y su sentido, y uno, hecho un lío, no sabe ya cómo pensar.

Seguir leyendo “Ya está aquí el último número de El Ciervo. Número 780”

Tantas cosas que no sabemos

Tantas cosas que no sabemos
Eugenia de Andrés, periodista

Ahora resulta que las autoridades chinas sabían que estaba circulando el coronavirus y, hasta pasados unos días, no alertaron a la población para que tomara precauciones. Una actuación incomprensible a la vista de los casos de contagios y víctimas del virus que hoy conocemos en la propia China y en otros países. Algunos minimizan la alerta que se ha generado en todo el mundo, pero está por ver su verdadera dimensión.

La cancelación del congreso Mobile en Barcelona, de efectos económicos tan importantes, es buena expresión del temor que ha desencadenado el contagio del virus, que ya se ha cobrado la vida de miles de personas. Quizás en esa decisión hay unas cuantas cosas que no sabemos y algunos analistas apuntan la clave de la guerra comercial de Estados Unidos y China. Seguir leyendo “Tantas cosas que no sabemos”