La parejita

La parejita
Iñaki Pardo, periodista

Las parejas a veces se rompen y a menudo no sabemos por qué. Entran en juego cuestiones como el relato de cada una de las partes y su vivencia, que puede no ser igual. Qué les voy a contar que no sepan y no hayan vivido a estas alturas. La parte complicada es cuando uno está en medio y recibe fuego de ambos lados… En la vida siempre hay que elegir aunque no nos guste.  Pero esa es otra cuestión.

Digo todo esto porque este mes de agosto descubrí, sorprendido, que lo ha dejado la primera pareja que surgió en mi promoción de la universidad. Aunque no estoy seguro del todo. Hace muchos años que no coincido con ellos. Tengo una idea vaga de cómo han ido las cosas.

Ella llegó a Barcelona con novio en el pueblo. Él era soltero y un poco mayor. No sé si fue antes o después de Navidad cuando sucedió, pero todos supimos que acabarían juntos y así fue. Seguir leyendo “La parejita”

E pur si muove

E pur si muove
Soledad Gomis, periodista

En apenas tres días, han aparecido en medios y redes sociales algunas noticias claramente positivas. Envueltos como estamos en polémicas, juicios, apariciones y desapariciones, tensiones políticas, paro, injusticias, etc., el eco que han tenido ha sido limitado. Lo positivo no rinde, tal vez porque no es patrimonio único de nadie, ni de un solo gobierno, partido o entidad. Menos si algunos datos son internacionales.

Vamos con la sustancia: un economista de la Universidad de Oxford ha publicado gráficos que muestran cómo el mundo ha cambiado a mejor en los últimos 200 años en seis aspectos cruciales: pobreza extrema, educación básica, alfabetización, personas que viven en democracia, y vacunas y mortalidad infantil. En 1820 solo una pequeña élite disfrutaba de estándares de vida elevados, mientras que la amplia mayoría vivía en condiciones que hoy calificaríamos de pobreza extrema (menos de 1,90 dólares cada día). En 1950, los pobres extremos eran tres cuartas partes de la población mundial, y en 2016 el porcentaje había caído hasta un 10 por ciento. Si atendemos a la mortalidad infantil, hace 200 años, el 43 por cien de los niños moría antes de llegar a su quinto cumpleaños. En 1960, el porcentaje estaba en el 18’5. Y ahora mismo, se sitúa en un 4’25 por cien. Seguir leyendo “E pur si muove”

Quién sabe qué

Quién sabe qué
Carles Padró, periodista

Si la palabra de 2016 en inglés según el prestigioso Diccionario Oxford fue “post-truth”, la de este año -aunque sean dos- debería ser “fake news”. Si así fuera (y si no también), sería la constatación de un drama que se masca desde hace tiempo: que informarse y buscar la verdad de los hechos empieza a ser una tarea más que complicada. Porque las “fake news” o noticias falsas han venido para quedarse. Para quedarse y para difuminar un poco más la delgada línea que a veces separa la realidad de la ficción, cosa que nos aboca a la confusión absoluta y a una institucionalización abierta y descarada de la desinformación que sin duda engendrará sociedades menos libres. Cierto que lo de la desinformación no es algo nuevo, pero a diferencia de antes ahora crece y se reproduce a toda velocidad gracias a la decadencia de los medios tradicionales, a las grandes plataformas tecnológicas como Facebook o Google y al bajo coste de producción de las también llamadas “alternative facts”, término que encierra un mayúsculo e indisimulado cinismo. Porque no me dirán que llamar hechos alternativos a falsedades o directamente mentiras no es de un cinismo desatado y sinvergüenza. Seguir leyendo “Quién sabe qué”