Dispersión

Dispersión

Reconozco la dispersión como un riesgo cotidiano. Cuando empiezo una cosa y durante el proceso pienso en iniciar muchas otras antes de acabar con lo que me he propuesto hacer. Como por ejemplo este artículo. Esto provoca movimiento, no siempre gracioso.

Cuando encuentro la manera de hacer las cosas con más calma, descubro que tardo unos minutos más, pero no muchos más, en tiempo no es tanta la diferencia. Sí que existen cambios en el nivel de calma, de concentración o claridad.

Hace poco fui a una conferencia de Sor Lucía Caram. Ella utilizaba una metáfora que ahora descontextualizo para transmitir mejor la idea. Imaginad una jarra de agua con tierra, si la movéis de un lado para el otro, el agua se agita, se enturbia. Si no dejamos un poco de espacio entre actividad y actividad, el fondo se difumina. El agua necesita estar reposando un tiempo, quieta, parada, y así volver a ser transparente. Seguir leyendo “Dispersión”