La nueva guerra fría, con salsa de soja

La nueva guerra fría, con salsa de soja
Martín Sacristán, periodista y escritor

En la disputa por la hegemonía mundial los expertos en política dudaban de si a China le iba a interesar enfrentarse a Estados Unidos, economía de la que depende en parte, y si sería capaz de salir del eterno estado de segundón en desarrollo y tecnología. Ahora que estamos asistiendo a una nueva guerra fría, esta vez chino-norteamericana, cuyas batallas son comerciales, comprobamos que el gigante asiático es capaz de hundir las bolsas con su moneda, y presentar un nuevo sistema operativo capaz de competir con el Android de Google. Cuando EEUU vetó el 5G de Huawei muchos pronosticaron que tardaría mucho en tenerlo: lo presentaron el 30 de julio.

El verano comienza por tanto a dar muestras de que los chinos son muy capaces de liderar el mundo, y la aparente sobreactuación de Donald Trump apunta a que los norteamericanos también lo saben. Así, centrados en observar la lucha económica, los occidentales hemos pasado por alto otra iniciativa del Partido Comunista Chino destinada a convencernos de que su sistema político es tan deseable, sino más, que nuestra socialdemocracia. Podríamos atender a pequeños detalles, como las compras masivas por empresas chinas de cadenas de cines en EEUU, supuestamente destinadas a dar a conocer su modo de vida. Ello les permite proyectar sus películas junto a las de Hollywood, pese a que no obtienen ningún beneficio en taquilla. Pero fijémonos mejor en algo más consistente y menos discutible: el pensamiento de Zhang Weiwei. Este intelectual representa la línea más oficial del pensamiento político chino, y sus libros, artículos y entrevistas, todos ellos en inglés, defienden una serie de postulados que atacan, de manera aparentemente pacífica, las bases de nuestro sistema democrático. Seguir leyendo “La nueva guerra fría, con salsa de soja”

“GO TRUMP!”

“GO TRUMP!”
Norbert Bilbeny, catedrático de Ética

Hace unas semanas que estoy de nuevo en Chicago. Aquí estuve de profesor y conservo algún amigo. La primera noche que volví a pasear sobre el puente de Michigan Avenue alcé la cabeza para contemplar mi rascacielos favorito: un cilindro acristalado que sube hasta el cielo y se confunde con su color. Como si su materia fuera el aire. Pero desde su erección esta torre ostenta en grandes letras el apellido de su patrocinador: Trump. Huelga decir que ahora más que nunca ese apellido gigante en el centro urbano de Chicago disgusta a mucha gente. Trump es el candidato republicano a la presidencia de los Estados Unidos en las elecciones del próximo Noviembre. Esta ciudad americana es acusadamente liberal y vota a los demócratas. No quiere ver a Trump ni en pintura. Seguir leyendo ““GO TRUMP!””

Cuba: resignación, esperanza, ingenio y contraste

Cuba: resignación, esperanza, ingenio y contraste
Iñaki Pardo Torregrosa, periodista

Esta semana una chica decía en el tren que había que ir a Cuba. Que en cuatro años la isla estará llena de McDonald’s y Starbucks. Puede que ese argumento haya empujado a viajar allí a mucha gente desde que empezó el deshielo en diciembre de 2014. Cuba recibió en 2015 3,5 millones de turistas, una cifra récord que espera incrementar este año. Sólo en enero ya hubo 418.000, otro récord.

Un servidor estuvo allí hace justo ahora un año. Fue un argumento similar el que me empujó a viajar, quería conocer la isla y cómo vivía la gente. Desde entonces, en mi entorno laboral han viajado allí otras seis personas.

Fue fácil constatar que el cambio, si es que lo hay, será lento pese al acercamiento político, la reapertura de embajadas y que se llegue a poner fin al embargo tipificado por las leyes estadounidenses. No parece que vaya a haber otra revolución de signo contrario. Seguir leyendo “Cuba: resignación, esperanza, ingenio y contraste”

(Un europeo en) Nueva York

(Un europeo en) Nueva York

El que escribe lo hace desde Williamsburg, mirando a lo lejos los rascacielos de la parte baja de Manhattan y el cielo cubierto de un gris que amenaza lluvia –aunque finalmente será nieve. Y mucha.

Lo hace desde un barrio joven, como también lo es la ciudad. La mayoría son treintañeros o cuarentones que van y vienen de trabajar, sin apenas encontrarse con turistas en las heladas calles de la gran manzana y sin que nadie se pare a apreciar su vistosa vestimenta: en la urbe en la que el negro lo es todo, ya sea en coches, abrigos, zapatos o complementos, tan solo es necesario adentrarse en un local cualquiera para quitarse la ropa y, como si de una cebolla se tratara, dejar al descubierto capa a capa su lado más colorido. Seguir leyendo “(Un europeo en) Nueva York”

Después de París, ¿más guerra?

Después de París, ¿más guerra?

Europa vive graves momentos de tensión y alarma después de los atentados en la capital francesa

París vivió hace unos días los peores atentados que ha habido en Europa desde el 11 de marzo de 2004. El ataque –a la discoteca Bataclan en pleno concierto, a las terrazas de varios restaurantes y a las puertas del Stade de France durante un partido de fútbol– ha tenido un resultado brutal: al menos 129 muertos, centenares de heridos y un tremendo shock en París y en Francia, donde se ha declarado el estado de emergencia y está movilizado el ejército. Pero el pánico y la conmoción se han adueñado también de toda Europa. Los autores fueron miembros del grupo terrorista Estado Islámico. Hasta hace unos meses, los yihadistas habían centrado su actividad en Siria e Irak, donde controlan parte del territorio y proclamaron el Califato a finales de junio de 2014.

La organización (también llamada ISIS por las siglas en inglés de Estado Islámico de Irak y Siria o Daesh, el mismo acrónimo en árabe) animaba a sus seguidores y a los terroristas retornados a atentar en sus países de origen, pero su estrategia ha cambiado. Ya han sembrado el terror en otros lugares que no controlan: Ankara, Beirut, Yemen y ahora París. Además, derribaron un avión comercial ruso con 224 personas a bordo en el Sinaí. El de la capital de Francia es el primer atentado del grupo EI en Europa y lo ha hecho como lo hacía Al Qaeda, su precursor.

La masacre de París, en la que también murieron musulmanes (como sucede a menudo en Siria e Irak, sobre todo chiíes y sufíes), cambia mucho las cosas. No solo por el nuevo modus operandi de los terroristas; también puede variar la escena geopolítica de la guerra de Siria. Seguir leyendo “Después de París, ¿más guerra?”