No aprendemos

No aprendemos
Jaume Boix, director de El Ciervo

Cuando el nefasto personaje Donald Trump ganó las elecciones, los medios de comunicación más serios trataron de comprender cómo había sido posible tal disparate y cómo había podido influir su papel en tan inesperado desenlace. Emprendieron una autocrítica severa seguida de un mea culpa y propósito de enmienda. Una de las conclusiones de su examen fue que no habían entendido  –y ya tiene delito a esas alturas– que una premisa muy básica de la comunicación, “lo importante es que se hable de uno aunque sea bien“, no es solo una broma divertida sino una inteligente verdad como un templo. La actitud muy crítica hacia un Donald Trump convertido en payaso de feria, objeto de mofa para los brillantes comentaristas que no podían resistir la tentación de exhibir en sus columnas su superioridad moral, su dominio de la ironía y su excelencia en el arte del pim pam pum contribuyó, dijeron arrepentidos, a su victoria tanto o más que algunos donantes de millones. Creyendo que le denigraban le hicieron campaña gratis. Sí, sí, vosotros reíos, machacadme, insultadme incluso, pero, por favor, no se os olvide poner mi nombre muy claro: Trump, Donald, como el pato. Así lo hicieron y el pato bien que se ocupó de darles carnaza cada vez que abría la boca. Seguir leyendo “No aprendemos”

Las comillas no son suficientes

Las comillas no son suficientes
Soledad Gomis, periodista

La llamada caravana de migrantes que huyen de sus países dominados por las maras está poniendo sobre la mesa diversos y graves asuntos. El presidente Trump, que les espera en la frontera con miles de soldados, proclamó su propósito de eliminar el ius soli, el derecho a la ciudadanía por nacimiento. Añadió que los Estados Unidos  son el único país del mundo en que “una persona viene y tiene un bebé, y ese bebé es esencialmente ciudadano de los Estados Unidos durante 85 años, con  todos los beneficios. Es ridículo”. Error o mentira,  el derecho a la ciudadanía para los que nacen allí existe en más de cuarenta países.

Muchos medios titularon la afirmación entre comillas. Sin más. Se abrió un debate sobre si esto es correcto o no debe dejarse pasar un error de ese calado. Por eso, algunos medios recogieron la cita de Trump y precisaron, punto y seguido, que el derecho a la nacionalidad por nacimiento rige en países como Canadá, México, Brasil o Argentina.  Seguir leyendo “Las comillas no son suficientes”

Índices mutantes

Índices mutantes
Carles Padró, periodista

Resulta que a Emmanuel Macron se le derrite la cuota de popularidad al calor del verano. Su apoyo es sensiblemente menor que el de Sarkozy y Hollande a los cuatro meses de entrar al Elíseo y encima su idilio con los medios de comunicación empieza a menguar. ¿La culpa? Según el presidente francés, de la “mala comunicación” y la “falta de pedagogía” sobre sus reformas. No ha sido muy original a la hora de buscar las razones, que digamos. Ya es tendencia que cuando un líder moderno pierde simpatías lo achaque a que no se expone de manera adecuada su acción de gobierno. Es una especie de no es que lo haga mal, sino que la gente no sabe que lo hago bien porque no se lo explicamos como deberíamos. Cambiemos al director de comunicación, a ver si así remontamos. Seguir leyendo “Índices mutantes”