Ir tirando

Ir tirando
Carles Padró, periodista

Sorprende ver cómo un país sumido en el caos político, sin gobierno ni presupuestos durante un año o incluso más, sigue funcionando sin mayores problemas. El ejemplo más vivo es el de los belgas, quiénes están acostumbrados a sobrevivir a largas crisis de gobierno, llegando a estar 541 días para formar el del 2010. Tres años antes ya habían estado 194 días sin ejecutivo y, sin embargo, ello no les impidió seguir trabajando e incluso firmar el Tratado de Lisboa de 2007.

Ahora parece que España también va encontrándole el gusto a esto de ir tirando, mientras la clase política, en lugar de ponerse de acuerdo y empezar a trabajar, ventila en medios y redes sociales un espectáculo inacabable de descalificaciones, rabietas, insultos y vendettas, que encima responden a estrategias para construir e imponer relatos y desgastar a éste o a aquél rival. A los diez meses con Rajoy en funciones, ahora le añadimos los que ya lleva España sin un gobierno que gobierne. Y allí seguimos… Seguir leyendo “Ir tirando”

Corrupción y autocrítica

Corrupción y autocrítica
Eugenia de Andrés, periodista

Rodeados como estamos de corrupción y de sentencias judiciales que ratifican las malas prácticas de muchas formaciones políticas, hay que convenir en que el cambio de gobierno, a raíz de la moción de censura de Pedro Sánchez, ha pillado por sorpresa a propios y extraños. La sentencia del caso Gürtel ha sido el detonante, la gota que colmó el vaso. El cambio de gobierno ha traído consigo una bocanada de aire fresco, aun teniendo en cuenta que ninguno de los partidos del arco parlamentario –con la excepción de aquellos que no han gobernado-  está libre de corrupción, actuaciones ilícitas, apropiaciones indebidas, fraude fiscal, desvío de capitales y mala gestión del dinero público. Lo peor es que nos hemos acostumbrado a ello. Seguir leyendo “Corrupción y autocrítica”

La guía para los despistados del 20D

Ayer se celebraron las elecciones generales en España. Este texto se pensó, redactó, editó y muy cerca estuvo de publicarse –por despiste propio– antes incluso de que se celebraran los comicios. No porque se trate de una quimera, sea un intento de futurología o –lo que es peor– piense que nadie lo leerá, sino debido a que el resultado se decidió mucho antes de que los españoles fueran en masa dominguera a depositar su voto en las urnas. Seguir leyendo “La guía para los despistados del 20D”